6 ene. 2011

A little bit of happiness



Muchas veces las personas, aunque no nos demos cuenta, esperamos demasiado de la vida, del futuro y porque no...del destino. Esto lo hacemos sin querer, sin parar a observar un minuto que quizás lo equivocado, lo que nos impide acercarnos a aquello que las personas llamamos felicidad, somos nosotros mismos. Nos creemos que el mundo gira a nuestro alrededor, a nuestro son, y que es éste el que ha de acercarnos al bienestar personal, y no aceptamos que los que tenemos que cambiar somos nosotros. Somos nosotros los que debemos construir el camino para acercarnos a los buenos momentos y formar así valiosos recuerdos que serán los que llenen nuestros futuros y los que determinen el destino. Serán estos momento los que, una vez pasados, sean olvidados y más tarde recordados, y una vez recordados, con cariño, nos enseñaran que hemos aprovechado la vida, y que la hemos vivido y disfrutado. Así pues, vemos que es difícil saborear la felicidad personalmente, pero no imposible. Para esto, una vez conscientes de lo que la palabra supone hay que, tan solo, recapitular valiosos momentos que nos enseñen, nos demuestren, nos diviertan, nos enamoren y nos ayuden, para que, una vez convertidos en recuerdos nos permitan tocar con la punta de los dedos, a cada uno de nosotros, el pleno y verdadero significado de la palabra felicidad. Siendo conscientes ante todo de que los pequeños momentos, aquellos que a simple vista parecen insignificantes, son los que esconden la verdadera felicidad. 



Feliz 2011!!! 

2 comentarios: